VorMel...

VorMel...
“Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron Siete Trompetas. Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto.” (Apocalipsis8, 2-5) Los nombres de los siete ángeles son Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, Jofiel, Shamuel, Zadkiel. En la profecía, nadie habló de VorMel. O bien no es un ángel o bien tiene otra profecía que contar...

martes, 24 de julio de 2018

Literatura Gótica y espiritismo

A continuación comparto la conferencia que di el pasado viernes con ese título, grabada por los Divulgadores del Misterio a los que, desde aquí, quiero agradecer su trabajo y profesionalidad:


Para los que prefieran escuchar el podcast, os dejo el link, también de los Divulgadores del Misterio, al audio:

https://www.ivoox.com/27197344

¡Espero que disfrutéis!

jueves, 19 de julio de 2018

Conferencia sobre "literatura gótica y espiritismo"

Me han invitado a dar otra conferencia en la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid mañana, 20 de julio, dentro del ciclo de conferencias que organizan los viernes.

La he titulado "la literatura gótica y el espiritismo" y con ella pretendo hacer una introducción a la literatura gótica, comentar sus características y analizar tres o cuatro novelas góticas, haciendo una crítica de las mismas a la luz del espiritismo de Allan Kardek.

Prometo publicar, si lo graban, el vídeo de la misma o, cuanto menos, un resumen tras la conferencia a la que, por cierto, estáis invitados y espero que os guste. Será a las 19h30 pero conviene llegar un poco antes ya que el aforo es bastante limitado.

La dirección es:

Asociación de Estudios Espiritas de Madrid
Calle de La Bolsa 14, 1º Dcha. puerta D.
28012 Madrid (metro "Sol")

viernes, 25 de mayo de 2018

¿Qué sucedió en Villa Diodati en 1816?

Mucho se ha escrito sobre esta cuestión. Estudios, novelas, introducciones a libros... y es que si hubo un lugar y una fecha a recordar en la literatura gótica es esa: Villa Diodati -Suiza-, 1816.

De entrada hay que decir que 1816 no fue un año cualquiera. Hay quien lo ha llamado "el año sin verano" o "el año de pobreza", " y es que, siguiendo lo publicado en Wikipedia, dos acontecimientos provocaron una bajada de la temperatura del planeta y, con ella, el malogro de cosechas, hambrunas y enfermedades. Por un lado, se dio una anomalía en la actividad solar, más baja de lo habitual, conocida como Mínimo de Dalton. Por otro, y principalmente, se produjo la erupción del volcán Tambora, en la isla Sumbawa, situada en la actual Indonesia (entonces Islas Orientales Neerlandesas). Miles de toneladas de dióxido de azufre fueron lanzadas a la atmósfera creando en prácticamente todo el Planeta una cortina reflectante que impedía el paso de la luz solar provocando incluso en el otro extremo del Planeta, en nuestra Europa y en Norteamérica, unas caídas de las temperaturas medias de entre 3 ó 4 grados. Para quienes deseéis profundizar en los efectos de esta erupción, os aconsejo la lectura de un excelente estudio publicado en el blog llamado "canino".

Así las cosas, y aunque hay distintas versiones, básicamente se sabe que llegaron al lago Leman, o lago de Ginebra, dos grupos de veraneantes. Por un lado, el poeta Lord Byron, acompañado de su médico, John Polidori, quienes alquilarán una mansión llamada Villa Diodati. Por otro lado, un curioso grupo de tres personas que buscaron un alojamiento más discreto: Percy Shelley, poeta librepensador y defensor del amor libre que acaba de abandonar a su mujer para fugarse con su amante, Mary Wollstonecraft Godwin (en el futuro Mary Shelley, como sería conocida) y Claire Clairmont, hermanastra de Mary y, tras el encuentro de estos dos grupos, amante ocasional de Lord Byron. El mal clima provocará que, para entretenerse, ambos grupos se encontraran y pasaran mucho tiempo juntos en Villa Diodati.

Como entretenimiento, el grupo paseaba cuando el tiempo lo permitía o hacían lecturas en grupo. Así, se sabe que consiguieron una traducción del alemán al francés del Doktor Faustus, de Goethe pero que, especialmente, disfrutaron con un volumen de cuentos de terror llamado Phantasmagoriana. ¿Fueron estas lecturas las que inspiraron a Byron la propuesta de un concurso de relatos de terror?

 El caso es que todos aceptaron encantados pero sólo dos relatos llegaron a fin. Curiosamente, no fue el de Lord Byron ni el de Percy Shelley, quienes abandonarían la tarea. No así el doctor Polidori, quien compondría "el vampiro", obra que marcaría el inicio de la figura del vampiro como ser aristocrático y que, indudablemente, influiría en el Drácula de Bram Stoker. El 18 de marzo de 2015 publiqué en este mismo blog este comentario sobre el vampiro de Polidori y que, ahora releyéndolo, compruebo las distintas versiones que existen sobre la estancia en Villa Diodati.

Y, por supuesto, Mary compondrá su inmortal "Frankenstein  o el eterno Prometeo" del que ampliamente nos hemos referido en este blog aquí o aquí.

No se sabe mucho sobre los últimos días en Villa Diodati. Es de prever que Lord Byron trabajara en sus escritos. Posteriormente se enfadaría con su médico, Polidori, y seguirían caminos distintos. Por su lado, de vuelta a Londres, Percy y Mary se casarían adquiriendo ésta el apellido de su marido y siendo así conocida, Mary Shelley, que mantendría incluso después de la muerte de Percy, al poco tiempo.


jueves, 24 de mayo de 2018

Presentación de la edición anotada de Frankenstein

Ayer acudimos a la librería Nakama de Madrid (calle Pelayo 22) donde tuvo lugar la presentación de la nueva edición de la gran novela de Mary Shelley, Frankenstein, en este caso en formato anotado y comentado por Leslie S. Klinger y editado para España por Ediciones Akal SA. En un acogedor y participativo ambiente, Andrés Pelaez Paz, doctor en CC. de la Comunicación y docente de la URJC y Gloria Fortún, lda. en Filología inglesa, escritora, traductora y activista, hicieron una magistral presentación de la figura de Mary Shelley como una mujer avanzada para su tiempo, y de su más conocida obra, Frankenstein o el eterno prometeo.

Al hilo de esta presentación, he releído sobre lo que escribí y publiqué en este mismo blog el 23/09/2013 sobre la consideración o no como gótica de la novela de Frankenstein y que los y las interesados podéis consultar aquí

¿Qué si recomiendo o no comprar esta nueva edición? Pues, qué queréis que os diga... yo no me llevo comisión por su divulgación y, como algunos sabéis, en casa estamos haciendo la colección entera de Gótico-Valdemar (de los que tampoco me llevo comisión), con la inversión en dinero que supone y cuyas introducciones en cada novela son brillantes. Sinceramente, si sois muy fans de Mary Shelley y de Frankenstein, pues adelante. Preparar 50 euritos o esperad a la Feria del Libro de Madrid, donde os harán un 10% de descuento. Eso sí, permitidme compartir con vosotros la buena impresión que nos llevamos hace unos años comprando otra edición anotada, la de Drácula, también publicada por Ediciones Akal. La decisión es vuestra pero, en cualquier caso, no desperdiciéis esta ocasión de releer Frankenstein.

martes, 20 de marzo de 2018

Conferencia en la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid

 Estrictamente este post no tiene mucho que ver con literatura gótica pero... una pequeña dosis de vanidad me lleva a anunciaros una charla que la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid me ha invitado a dar en su sede el 20 de abril, dentro del ciclo de conferencias que organizan los viernes.

La he titulado "Tres comunicaciones mediúmnicas: bonum, pulchrum et verum" y con ella tengo previsto desarrollar el tema de "Los Trascendentales" (Bondad, Belleza y Verdad) de Aristóteles y Tomás de Aquino a la luz del espiritismo de Allan Kardek, mediante un planteamiento práctico inspirado en sendas comunicaciones recibidas en la mesa mediúmnica que semanalmente realizamos en esa Asociación.

Prometo publicar un resumen tras la conferencia a la que, por cierto, estáis invitados y espero que os guste. Será a las 19h30 pero conviene llegar un poco antes ya que el aforo es bastante limitado.

La dirección es:

Asociación de Estudios Espiritas de Madrid
Calle de La Bolsa 14, 1º Dcha. puerta D.
28012 Madrid (metro "Sol")

Posdata (publicada con posterioridad):

Como lo prometido es deuda, os dejo a continuación una grabación de la conferencia que impartí y me disculpo por el retraso:


jueves, 28 de diciembre de 2017

"Vampire", por Edvard Munch (1893)

... y, de repente, recordé que yo tenía un blog. Un blog sobre cultura gótica en general, y literatura gótica en particular. Y de repente recordé cuan desatendido lo tenía. Y lloré con pesar de pura vergüenza.

Y al día de hoy, que irónicamente es 28 de diciembre, fiesta en que algunos rememoran el degüello de los "santos inocentes" y otros publican gilipoyeces en la prensa a modo de inocentada; es hoy, digo, que vuelvo a mi blog, pero no para comentar una novela gótica (que todo se andará) sino para hablar sobre una pintura que, en su simplicidad, me fascina. El vampiro, vampire; creada en 1893 por Munch.



Lo cierto es que su título original no fue "el vampiro" sino "amor y dolor" (Love and Pain) y no sería hasta posteriormente en que cierto crítico, friky de los vampiros, la daría a conocer por su nuevo nombre. En realidad Munch sostenía que en su obra no había nada más que una mujer besando a un hombre en el cuello. El cuadro está depositado en The Munch Museum de Oslo y, los entendidos, lo clasifican como expresionismo simbólico. Ea.

Parece ser que los nazis, tan íntegros ellos, declararon esta pintura como "moralmente degenerada" si bien, la miremos con los ojos que la miremos, no deja de verse a un hombre angustiado abrazando a la mujer quien parece intentar recomfortarle. Pero, como saben, los críticos de arte saben más, mucho más, y mientras algunos han visto en el cuadro un reflejo de las citas de Munch con prostitutas, otros han intuido un tipo de macabra fantasía sobre la muerte de su hermano y, para un tercer grupo hay claras connotaciones sadomasoquistas evidenciadas, por supuesto, en el color rojo de su pelo y vestido. La oscuridad del fondo y vestimentas negras del hombre, harían todo lo demás. Sin duda, los críticos saban más, mucho más.

Interpretaciones ajenas aparte, confieso que el cuadro me atrae mucho así que aquí os lo traigo aprovechando para desearos un feliz final de año y todo lo mejor para el 2018.

En Madrid, a 28 de diciembre del año 3º del reinado de S.M. Felipe VI.

martes, 29 de diciembre de 2015

Sherlock Holmes y la francmasonería victoriana

Al hilo de nuestro anterior post, un amable lector de este blog nos ha remitido este artículo publicado originalmente en cadenaser.com y que procedemos a reproducir a continuación (las palabras resaltadas en negrita son mías). Tengan Vds. un Feliz Solsticio de Invierno.

Sherlock Holmes y la francmasonería victoriana

Hablar de la sociedad victoriana de finales del siglo XIX es hablar de la masonería. Su difusión gracias a la expansión económica del imperio británico supuso el caldo de cultivo para que muchos de los grandes protagonistas de la historia de aquella época estuvieran vinculados de una u otra manera a la masonería. Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, no fue una excepción.

La sociedad en la que se desarrollan las aventuras de Holmes (aquella en la que nació, se educó y vivió su autor) tiene una visión del mundo propia. Se trata de un imperio que desde su metrópoli exporta principios éticos mientas importa materias primas. Un código que valora por encima de todo la atemperación en las formas pero el extremo en los principios y las experiencias. Cuyos héroes reales y de ficción se caracterizan por sufrir tormento sin traicionar a sus compañeros manteniendo media sonrisa y sorna flemática. Capaces de arriesgar sus vidas en los fríos polares, las batallas más sangrientas y las selvas más alejadas.. pero llevando su Inglaterra donde vayan, vistiéndose para cenar y desplegando la loza en medio de la sabana para el té de las cinco o el champan en el polo para las celebraciones. Con clase. Con corrección y elegancia.

Mientras otros autores contemporáneos como Kipling fijan su atención en la faceta más aventurera del gran juego en tierras lejanas y exóticas, Conan Doyle representa la aventura cosmopolita y urbanita que se desarrolla en la gran metrópolis desde la que se gobierna el mundo. Y también lo plantea con sus personajes como un gran juego siempre a punto de empezar.

Conan Doyle y la francmasonería

Uno de los rasgos menos conocidos de la personalidad de este autor por el gran público español es su adscripción a la Francmasonería. Desvelar este dato ya es un spoiler en sí mismo respecto a la novela “Sherlock Holmes y el caso del mandil francmasón” así que para todo lo relacionado con este tema me remito a la tesis que en ella sostengo a través de mis personajes. El lector de este texto habrá de dirigirse a ella si quiere saber más sobre este interesante tema. (Nota mía: no he sido capaz de encontrar un enlace a esta tesis, por lo que me disculpo)

La pertenencia a la masonería era para un británico “de pro” en plena época victoriana (en la que el propio príncipe Eduardo era cabeza de la orden) una derivada lógica.

La masonería moderna había nacido en Londres en 1717 y se había extendido rápidamente acompañando al imperio en su crecimiento como parte misma del fenómeno. Curioso ejercicio de laboratorio en el que para huir de la separación de clases se establecían marcadas jerarquías internas, para tratarse con tolerancia de iguales sin la diferencia enfrentadora de las religiones se fijaban rituales y liturgias milimétricos, en el que para salir de la ahogante sociedad victoriana excesivamente formalista y pacata enamorada de sí misma hasta el punto de crear una cierta idealización romántica fantástica y autocomplaciente con sus súbditos, se creaban ambientaciones teatrales y cargadas de un rico simbolismo proveniente del mundo de los obreros y la construcción de las catedrales góticas. Paradoja la de una orden que nace para permitir a sus miembros ejercer el librepensamiento y la ayuda mutua extendiendo por el mundo principios e ideales liberales y que servirá en su devenir a revoluciones burguesas (Francia, Estados Unidos, Sudamérica, Cádiz) pero que termina siendo uno de los mayores símbolos de la época victoriana e imperial.

En aquella época cada pequeña localidad y regimiento por todo el imperio contaba con su propia Logia en la que los hombres departían libremente fuera de las estrictas normas de clase de la sociedad “profana”, convivían socialmente, se relacionaban como iguales, desarrollaban su comunidad, ejercían la caridad y la tolerancia mutua, construían en paralelo su propia individualidad reforzándose entre ellos su visión personal y su sentido de ayuda, fraternidad y hermandad.

Ese rasgo de iniciadora y de vigilante de la pureza de los comienzos hizo que la masonería británica tuviera en su evolución caracteres propios y reconocibles. No es el menor de ellos el elitismo de arrogarse el derecho de dar carta de legalidad (regularidad) a las “verdaderas” masonerías que vayan apareciendo por el mundo. El intento de alejarse ante los poderes políticos, religiosos y económicos, de la visión de revolucionaria que en otros países empezó a tener gracias a las posibilidades que el secretismo de sus juramentos permitía a los conspiradores, también contribuyó a hacer de la masonería de corte inglesa una hermandad más conservadora y volcada en los aspectos menos “sociales” a cambio de ejercer la caridad paternalista de los pudientes que en ella se reunían a modo de club. Otros derroteros siguió la masonería de cortes francés y alemán a partir de aquel momento.

 (Juan Antonio Espeso, maestro masón en la Gran Logia Simbólica Española)